agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Publicidad Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Poemas Personales Prosa Guión Ensayo Presa Artículo Comunidades Concurso Especial Técnica literaria

Poezii Românesti - Romanian Poetry

poezii


 

Textos del mismo autor




Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 2436 .



Navidad
artículo [ ]
juego de ojos

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [MAGSA ]

2009-12-22  |     | 



Diciembre y la Navidad me ponen melancólico. Extraño aquellas reuniones de noche buena con mis abuelos, la casa de mis padres en Culiacán y el alborozo de mis hermanos. Cada fin de año me llena de nostalgia el recuerdo de mis años juveniles, soñadores y despreocupados, cuando, como dice Vidal Elías, cualquier palo de escoba era caballito. Añoro la magia que no me dejaba dormir las noches del 24 de diciembre y del 5 de enero, cuando con hormigas en la panza aguardaba el arribo del Niño Dios, del gordo de rojo y de los tres magos cargados de regalos.
Cuando crecí no fue desmayo pero tampoco alegría saber que aquellos sueños eran realidad sólo en los jardines de mi imaginación. Supe, como José Emilio Pacheco, que salimos victoriosos de las batallas en nuestros desiertos sólo cuando las emprendemos desde la imaginación virgen. La magia decembrina tiene que ver con la inocencia. Los inocentes pueden mirar al futuro sin parpadear. Los mayores andamos por la vida con la conciencia de que somos finitos y de que el tiempo se nos escurre entre los dedos, además de una carga de culpas más larga que la cuaresma. Creo que por eso hacemos de la Navidad una temporada de compartir. Damos algo para que los demás nos recuerden.
¿Y qué puede ofrecer un escribidor a quienes le hacen el favor de leerlo, sino unas cuantas letras más? Así pues, les presento, envueltos en celofán rojo y adornados con una rama de fragante pino, dos textos. Se puede estar o no de acuerdo con ellos, pero tienen un mensaje y mueven a meditar. El primero es de Jim Bishop, un columnista norteamericano fallecido en 1987. El segundo, de autor desconocido. Felices Pascuas.
“Hubo un hombre nacido de padres judíos en una oscura aldea, que creció en otro pueblo igualmente desconocido, trabajó en una carpintería hasta los 30 y después durante tres años fue predicador ambulante. Nunca escribió un libro, nunca ocupó un cargo, nunca poseyó una casa. No tuvo familia, no fue a la universidad, no puso pie en ninguna gran metrópoli y no viajó más allá de 300 kilómetros de su lugar de nacimiento.
“Jamás llevó a cabo ninguna de las hazañas que supuestamente deben acompañar a la grandeza. Cuando aún era joven la opinión pública se volvió en su contra, sus seguidores lo abandonaron, fue entregado a sus enemigos y sometido a una farsa de juicio. Sus verdugos se rifaron su única propiedad, una manta. Al morir, su cuerpo fue colocado en una tumba prestada.
“Sin embargo, ni todos los ejércitos que han hollado la faz de la tierra, ni todas las armadas que han surcado los mares, ni todos los parlamentos que han sesionado, ni todos los soberanos que han reinado, juntos, han transformado la vida del hombre en la tierra como lo hizo ese único, y solitario, varón.”
* * *
Si usted tiene comida en el refrigerador, un techo, un lugar para dormir y ropa, es más rico que el 75% de la población del mundo.
Si tiene dinero en el banco y en el bolsillo y algo de morralla en algún lugar de la casa, es parte del 8% de los más ricos del planeta.
Si hoy amaneció en buen estado de salud, es más afortunado que el millón de seres humanos que no sobrevivirán a esta semana.
Si nunca ha vivido el peligro de una guerra, la soledad de una prisión, la agonía de la tortura o los dolores de la hambruna, su suerte es mejor que la de 500 millones de seres humanos en el mundo.
Si esta Nochebuena acude a una iglesia sin miedo a ser perseguido, agredido, arrestado, torturado o asesinado, sus bendiciones son mayores que las de tres mil millones de personas en el planeta.
Si puede leer estas líneas es más afortunado que más de dos mil millones de seres humanos que son analfabetas.
(Juego de ojos y su ocioso redactor tomarán un inmerecido descanso de fin de año, no sin antes desear a sus lectores amor, paz y felicidad. Estaré de regreso con ustedes en la semana del 11 de enero.)


Profesor – investigador en el Departamento de Ciencias Sociales de la UPAEP Puebla.
23/12/09

Si desea recibir la columna en su correo, envíe un mensaje a: juegodeojos@gmail.com

.  | index










 
poezii poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
poezii La casa de la literatura poezii
poezii
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!