agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Publicidad Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Poemas Personales Prosa Guión Ensayo Presa Artículo Comunidades Concurso Especial Técnica literaria

Poezii Românesti - Romanian Poetry

poezii


 

Textos del mismo autor




Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 1800 .



Carta a García
artículo [ ]
Compilation: Juego de ojos

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [MAGSA ]

2011-10-27  |     | 






En un frío atardecer de febrero de 1899 en su casa de Búfalo, Elbert Hubbard y su hijo Bert se lamentaban de los inútiles esfuerzos gastados en la misión imposible de poner a trabajar a “infelices sumidos en los limbos de una inacción criminal”.
A punto de darse por vencidos, recordaron la anécdota del soldado Andrew S. Rowan, una suerte de Miguel Strogoff cuya hazaña fue decisiva para el desenlace de la guerra entre Estados Unidos y España en Cuba. El Presidente norteamericano debía enviar una carta al general García, cuyo paradero en la selva cubana nadie conocía con precisión. En el relato Rowan es comisionado y al recibir la orden sólo pregunta una cosa: “¿Para quién es el mensaje?” “Es para el general García”, fue la única respuesta. No preguntó de qué medios dispondría para llevar a cabo esa tarea, ni si le iban a pagar por ello. Tampoco preguntó qué plazo le daban y si tendría algún ascenso si lo lograba. El correo del Presidente se limitó a cumplir con su deber.
Elbert entonces redactó a vuelapluma un texto que con el tiempo fue publicado en el mundo entero. Se estima que llegó a 40 millones de ejemplares en vida del autor, un récord no igualado.
El director de los ferrocarriles rusos lo hizo traducir y se repartieron cien mil ejemplares entre los empleados de la empresa. De Rusia pasó a Alemania, a Francia, a España, a Turquía, al Indostán y a China. Durante la guerra ruso-japonesa, cada soldado ruso que iba al frente llevaba un ejemplar de aquel escrito. Al encontrar los japoneses el folleto en poder de los prisioneros de guerra, creyeron que era un documento secreto y lo tradujeron. Al conocer el contenido del Mikado lo mandó repartir entre militares y civiles.
Aquí la Carta, en traducción libre:
“Cuando estalló la guerra entre España y Estados Unidos, hubo necesidad de un acuerdo entre el presidente McKinley el general Calixto García. Pero, ¿cómo hacerlo? Hallábase García en esos momentos en alguna serranía perdida en el interior de la Isla. Y era precisa su colaboración. Pero, ¿cómo hacer llegar a sus manos un despacho? ¿Qué hacer?
“Alguien le dijo al Presidente: conozco a un hombre llamado Rowan. Si alguna persona en el mundo es capaz de dar con García es él: Rowan.
“El tal Rowan recibió la carta, la guardó cuidadosamente y a los cuatro días desembarcó en Cuba. Se internó en la selva y a las tres semanas reapareció al otro extremo de la isla después de haber entregado la carta a García. El punto que quiero destacar es: McKinley da a Rowan una carta para que la lleve a García. Rowan toma la carta y no pregunta:
“-¿En dónde podré encontrar a esta persona?
“¡Vive Dios! He aquí un hombre cuya efigie debería ser fundida en bronce y colocada en cada una de las escuelas del universo. Porque lo que debe enseñarse a los jóvenes no es esto o aquello, sino templar su ser íntegro para el deber, enseñarlos a obrar prontamente, a concentrar sus energías, a hacer las cosas, a llevar la carta a García.
“El general García ya no vive. Pero hay muchos Garcías en el mundo. Qué desaliento no habrá sentido todo [líder] ante la imbecilidad del común de los hombres, ante su abulia, ante su falta de energía para llevar a término la ejecución de un trabajo.
“Descuido culposo, trabajo a medio hacer, desaseo, indiferencia, parecen ser la regla general. Y sin embargo no se puede tener éxito si no se logra por uno u otro medio la colaboración de los subalternos… a menos que del cielo descienda milagrosamente un ángel luminoso como ayudante.
“El lector puede poner a prueba mis palabras: llame a uno de sus subordinados y dígale:
“-Consulte usted la Enciclopedia y hágame el favor de sacar un extracto de la vida de Correggio.
“¿Cree usted que su ayudante responderá “Sí señor” y ponga manos a la obra? Pues no. Le lanzará una mirada vaga y le hará una o varias de las siguientes preguntas:
“-¿Quién era él? ¿En qué Enciclopedia busco eso? ¿Está usted seguro de que esto está entre mis deberes? ¿No será la vida de Bismark la que usted necesita? ¿Por qué no ponemos a Carlos a que busque eso? ¿Necesita usted de ello con urgencia? ¿Quiere que le traiga el libro para que usted mismo busque allí lo que necesita? ¿Para qué quiere saber eso?
“Y apuesto diez a uno que después de que usted haya respondido el cuestionario y haya explicado el modo de verificar la información y para qué la necesita usted, el prodigioso ayudante se retirará y buscará a otro empleado para que le ayude a buscar a García… y volverá a informarle que tal hombre no existió en el mundo (esto también sucede si se le pide a un subdirector una esquela).
“Puede suceder que yo pierda la apuesta, pero si la ley de las probabilidades es cierta, no la perderé. Y si usted es un hombre cuerdo no se tomará el trabajo de explicarle a su ayudante que Correggio se busca en la C y no en la K. Sonreirá, dirá “dejemos eso”, y buscará personalmente lo que necesita saber.
“Esta incapacidad para la acción independiente, esta estupidez moral, esta atrofia de la voluntad, esta mala gana para superar los obstáculos, es lo que retarda el bienestar de la sociedad. Y si los hombres no obran en su provecho personal, ¿qué harán cuando el beneficio de su esfuerzo sea para todos?
“Parece necesaria la presencia de un capataz con garrote. El temor de ser despedidos el sábado por la tarde es lo único que retiene a muchos trabajadores en su puesto. Ponga un aviso solicitando un secretario, y de cada diez aspirantes, nueve no saben ni ortografía ni puntuación.
“¿Podrían tales personas llevar la carta a García?
“En cierta ocasión me decía un empresario:
“-¿Ve usted a ese hombre?
“-Lo veo, ¿y qué?
“-Es un gran contador, pero si lo envío a la parte alta de la ciudad, puede que desempeñe la misión correctamente; pero puede ser también que en su viaje se detenga en cuatro cantinas y al llegar a la calle principal de la ciudad haya olvidado a qué iba.
“¿Podría confiársele a un tío semejante la carta para García?
“En tiempos recientes se habla con lástima del pobre trabajador víctima de la explotación industrial, del hombre honrado, sin trabajo, que por todas partes busca inútilmente emplearse. Y se lanzan palabras duras contra los que están arriba. Pero nada se dice del jefe que encanece prematuramente luchando en vano por enseñar a ejecutar a otros un trabajo que ni quieren aprender ni les importa; ni de su larga y paciente lucha con colaboradores que no colaboran y que sólo esperan que se descuide para perder el tiempo. En todo almacén, en toda fábrica, hay una continua renovación de empleados. El jefe despide a individuos incapaces y llama a otros a ocupar sus puestos. Y esto no cesa ni en los buenos ni en los malos tiempos. Con la sola diferencia de que cuando hay escasez de trabajo la selección se hace mejor; pero en todo tiempo el incapaz es despedido. La ley de la supervivencia de los mejores se impone. Por interés propio todo jefe conserva a los más hábiles: aquellos capaces de llevar la carta a García.
“Conozco a un hombre de facultades verdaderamente brillantes, pero inhábil para manejar sus propios negocios y absolutamente inútil para gestionar los ajenos, porque lleva siempre consigo la insana sospecha de que sus superiores lo oprimen o tratan de oprimirlo. Ni sabe dar órdenes ni sabe recibirlas. Si se enviara con él la carta a García, contestaría muy probablemente:
“-Llévela usted.
“Hoy este hombre vaga por las calles en busca de oficio, mientras el viento silba al pasar entre las hilachas de su vestido. Nadie que lo conozca se atreve a emplearlo por ser él un sembrador de discordias. No le entra la razón y sólo sería sensible al taconazo de una bota número 9 de doble suela.
“Comprendo que un hombre tan deformado moralmente merece la misma compasión que si lo fuera físicamente; pero al compadecerlo recordemos también a quienes luchan por sacar adelante un proyecto sin que sus horas de trabajo estén limitadas por el checador y que encanecen prematuramente en la lucha tenaz por conservar en sus puestos a individuos de indiferencia glacial, imbéciles e ingratos que le deben a él el pan que se comen y el hogar que los abriga.
“¿Habré exagerado? Puede ser; pero cuando todo el mundo habla de los trabajadores, así, sin distinción ninguna, quiero tener una frase de simpatía para el hombre de éxito; el que luchando contra todos los obstáculos, dirige los esfuerzos de los otros, y cuando ha triunfado, sólo obtiene por recompensa -si acaso- pan y abrigo. Yo también he trabajado a jornal y me he hecho la comida con mis propias manos; he sido jefe y puedo juzgar por experiencia. La pobreza no da excelencia por sí sola; los harapos no son recomendación; no todos los jefes son duros y rapaces, ni todos los pobres son virtuosos.
“Mi corazón está con aquellos que trabajan lo mismo cuando el jefe está presente que cuando está ausente. El hombre que se hace cargo de una carta para García y la lleva tranquilamente sin hacer preguntas idiotas, y sin la intención perversa de arrojarla en la primera alcantarilla que se encuentra al paso, y sin otro objetivo que llevarla a su destino, jamás será despedido de su trabajo, ni tendrá jamás que entrar en huelga para obtener un aumento de salario. La civilización es una lucha prolongada en busca de tales individuos. Todo lo que un hombre así pida, lo tendrá; lo necesitan en todas partes: en las ciudades, en los pueblos, en las aldeas, en las oficinas, en las fábricas, en los almacenes. El mundo los pide a gritos, el mundo está esperando siempre ansioso a hombres capaces de llevar la carta a García.”
¿Me escucharon, mentecatos?



Profesor – investigador en el Departamento de Ciencias Sociales de la UPAEP Puebla.
26/10/11

Si desea recibir Juego de ojos en su correo, envíe un mensaje a: juegodeojos@gmail.com


.  | index










 
poezii poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
poezii La casa de la literatura poezii
poezii
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!