agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Mission Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Artículo Comunidades Concurso Ensayo Multimedia Personales Poemas Presa Prosa _QUOTE Guión Especial

Poezii Romnesti - Romanian Poetry

poezii


 

Textos del mismo autor


Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 1088 .



No se admiten milagros
ensayo [ ]
Juego de ojos Compilation: Juego de ojos

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [MAGSA ]

2008-06-19  |     | 



El escepticismo y la duda son la naturaleza del espíritu científico. Un verdadero investigador pone en duda todo aquello para lo cual no encuentra una explicación racional y comprobable.
Cuando Charles Goodyear se propuso encontrar un uso industrial al hule –que antes de 1840 no tenía futuro pues el frío lo hacía quebradizo y el calor lo ablandaba- no escatimó tiempo, dinero e imaginación. Lo mezcló con cuanta sustancia tuvo a su alcance. Lo combinó con azufre y también fracasó. Pero un día por descuido dejó un trozo del material en un horno y ¡zas!, descubrió la vulcanización.
No crea el lector que Goodyear salió loco de contento a la oficina de patentes más cercana a registrar su producto. No. Se encerró en su laboratorio y repitió el experimento hasta que estuvo seguro de que había un principio científico comprobable antes de cantar victoria. Fue tan meticuloso y se tardó tanto que otros le ganaron el registro y se hicieron millonarios, pero ese es otro cuento.
A lo largo de toda la historia el conocimiento se ha construido con la duda. El progreso de la humanidad se debe a quienes no se permiten el asombro automático ante nada, no creen en las consejas y con gran disciplina y decisión todo lo comprueban.
Gracias al historiador Flavio Josefo sabemos de un ejemplo memorable. Estando Vespaciano al frente de la Legión Décima en el año 67, visitó el Mar Muerto. Científico además de militar, decidió comprobar por sí mismo si era tan denso como la gente decía. Eligió a varios de sus centuriones que no sabían nadar y los arrojó al agua. Para mayor rigor hizo que los ataran de pies y manos y constató que subían de regreso a la superficie, no sabemos si vivos o muertos. El experimento sobre la densidad del agua fue un éxito. Que los hombres se ahogan no estaba a comprobación pues era algo ya sabido.
Así, hace dos mil años, aquel romano estableció un principio que a nuestros días rige a la ciencia: el conocimiento no admite milagros. Dios y la ciencia son cosas distintas.
Por ello resulta doblemente fascinante la polémica desatada en nuestros días por una corriente científica que sostiene que en la evolución de nuestra especie hay un diseño inteligente.
Es la reedición del debate entre darwinistas y escépticos. Hace apenas dos meses en un panel de premios Nóbel en Nueva York se debatió si un buen científico puede creer en Dios y por los aires voló la tapa de una caja de Pandora de los tiempos modernos. “¡No!”, fue la respuesta contundente de H. Haupman, Nóbel de química.
Por una parte, la ciencia ortodoxa sostiene que la naturaleza nos da sus propias explicaciones, que toda propuesta científica es provisional y puede ser sobreseída por nuevos conocimientos derivados de la experimentación y de la observación, y que la creencia religiosa es poco menos que pensamiento mágico.
Pero los seguidores del diseño inteligente se preguntan si algunas maravillas biológicas como la precisión óptica del ojo, los motores que impulsan a las bacterias y la cascada de proteínas que permite la coagulación de la sangre, pueden ser la evidencia de la mano de un ser superior.
En última reducción, los seres humanos estamos formados por átomos. Los átomos no tienen vida, pero se reúnen por razones que nadie ha explicado satisfactoriamente y construyen las células y los tejidos de seres que tienen conciencia de sí mismos. Los átomos son los elementos más democráticos del universo. Lo mismo se agrupan para dar vida a la madre Teresa que a George Bush. Y cuando la conciencia de ese conjunto de tejidos llega a su fin, los átomos se desensamblan y se dispersan por el universo y algún día se vuelven a juntar en un sapo o en una piedra o en la bala que asesinó a Gandhi.
Visto así, aunque se tenga un doctorado uno se pregunta si nuestro mundo realmente sólo es producto del azar y la evolución o si debemos empezar a creer en los milagros.

.  |










 
poezii poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
poezii La casa de la literatura poezii
poezii
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!