agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Mission Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Artículo Comunidades Concurso Ensayo Multimedia Personales Poemas Presa Prosa _QUOTE Guión Especial

Poezii Romnesti - Romanian Poetry

poezii


 

Textos del mismo autor


Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 1349 .



Poemas
poemas [ ]
De su libro inédito RAZONES DEL CAMALEON

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [Ernesto R. del Valle ]

2014-11-28  |     | 




ALUCINACIONES





¿Cómo ir celeste y loqui-alegre
al festín del incienso y de la mirra?
¿Partir cuando el llanto se reintegre?

¡Pero ir! No importa la lluvia ni la bruma
ni el absoluto atuendo de la noche
que al bocado de yodo se le suma.

¿Cómo ir vencido en oraciones
con el manto del perdón en las espinas
y los cánticos atados con cordones?

¡Pero ir! No importa la herida en los zapatos
las medias sangrantes a la zurda
en la agonía de burdos garabatos.






NOSTALGIA POR MI PRIMER RELOJ.



Sé que lo dejé dentro de una gaveta
junto a otros objetos en desuso.
ahora justo, tantos años después
lo recuerdo, como algo que tuve
en un momento de mi vida
que me alertaba y conocía
el uso de mi tiempo. Media el
momento del amor y la comida
guardaba en sus entrañas la hora
que debía levantarme,
emboscado en un alerta matutino.
Fuimos grandes
camaradas en el camino de la vida.
Hoy quisiera saber sobre sus agujas y el volante,
Escuchar el latido sincopado
Marcando la vida como la ha dejado
marcada en esta orilla de sapos
y culebras.






NÓMADA DE MI, NUNCA ME LLEGO




Me estoy esperando desde hace años,
recostado al norte de mi ocaso,
con las manos en el bolsillo surrealista.
Silbando una canción que huele a olvidos.
Buscando el tiempo de no llegar porque no llego,
y sigo esperándome.
Tarareando esa canción incomprensible pero hermosa.
No sé si es el tiempo de los augurios
en los jardines de las muchachas homicidas,
pero es tarde, sé que es tarde
porque en mi reloj hay un tropelaje de inciertas amazonas
cabalgando sobre las manecillas del reloj
y porque desde donde estoy, presiento
las brumas de la modernidad anidar con sus gladiolos
en el hueco que ha quedado de las cenizas halladas en la copa.

Pero espero, más bien me espero, aunque no venga hacia mí, aunque no me reconozca, o no imagine siquiera un estrechón de mis manos con mis manos.
Me espero desde siempre y no llego, madre, no me revancho con mi hermano ni me saludo siquiera con un guiño y sigo acá con las manos dentro del bolsillo agnóstico, buscando mi sonrisa ya olvidada en algún lugar, guardada a cuatro llaves bajo la tierra que me aguarda.

Me espero desde siempre, reciclado en luz y espacio y nunca doy conmigo.






CANTAR LA VIDA




Cantar la vida. ¡Cantar!
Aunque digan que la vida
es una chispa tan sólo,
como la muerte, ¡una chispa!
Por eso la vida es fuego
que nos calienta y anima
y la muerte, por ser muerte
es otra llama, y la fina
concentración del misterio
en página definitiva.

Hombre desolado y necio
¿por qué tiras por la borda
tu tiempo en tantas miserias
y enlodas de ira tu boca;
si la vida, según dicen
debe ser lo que te importa?
Te guarda oportunidades
como a la más simple rosa.
Sé agradable, necesario,
y entrega tu humano aroma
en este jardín del mundo,
¡Basta de tanta zozobra!
Y cuando marchite el alma,
tu alma, de algodón o roca,
siga perfumando a todos
con tu amor y buenas obras.

Cantar la vida. ¡Cantar!
¡La vida es más que una sola!





P E S A D I L L A



Muy tristes los tropos, como centinelas,
van trenzados al árbol. Muertas de sueños,
cansadas hormigas en sus ciudadelas
muestran sus antenas y cuerpos trigueños.
En grutas inmensas, lombrices deliran
en sus aposentos. Levantan las manos
las putas hermosas que gimen, suspiran
por jóvenes locos, con alma de ancianos.
Depura su pulpa con tal maravilla
el tiempo en su trono. Levitan canciones
entre el cortinaje de sombra amarilla
vagando en la bruma de falsos leones.

Pero por las plazas, con sus pasos suaves,
bellas tetoncitas pasean sus bodas
con príncipes raros y copas beodas
de alcoles y besos en cosechas graves.

El sueño se pierde sobre falsos techos,
entre insectos bravos, sagradas señales
que anudan el cuello dejando desechos
mentiras desnudas y besos nupciales.
Y ese viejo gusto de la pesadilla
queda para siempre como sucios trapos
levitando rotos junto a la mejilla
donde cuelgan ojos, sonrisas y harapos







COORDENADAS DEL SILENCIO



Porque es en el silencio
donde gritamos las palabras

I
En el lado zurdo del silencio se ovilla la memoria
con su coraza de principios.
A su derecha fenecen las impostaciones
dentro del baúl retórico de la contemporaneidad.
Allí, a la derecha, lo abstracto
de la vida, la carcoma de lo pútrido.
II
Debajo lo firme, lo ancho, el espacio en que estamos
uno a la vez y en su momento.
Encima, el infinito, lo enigmático,
nuestros deseos de alcanzar y establecernos.
Detrás del silencio, el crucigrama de la vida ya agotado,
la copa a su nivel lo nunca y lo siempre establecido
y delante, el ímpetu, el ojo midiendo la distancia,
el pie amenazando el primer paso,
inquieto por un llegar definitivo.






COSER Y CANTAR



Supongamos que Excalibur nunca
fue forjada por Merlín, que el mismo Merlín nunca
existió ni fue tan fulgurante y misterioso.
La sangre indigena en Wounded Knew nunca llegó al río
no hubo Principitos, ni planetas solitarios
y lo de la manzana y Blanca Nieves
fueron ideas de mentes enfermisas.
Fue un error de la prensa el anuncio del
ataque japones a Pearl Harbor y la respuesta vengativa
con la Bomba Atómica en Hiroshima y Nagasaki
Pensemos que lo del Quijote y los molinos
fueron solo sueños de un borracho.
Que Superman no llego vivo al planeta Tierra
y Batman y Robin no eran más
que parejas gays muy conocidos en Ciudad Gótica.
Supongamos que Victor Jara no murio junto a cientos de hombres
y mujeres según el plan de Pinochet para adecentar a Chile.
Imaginemos que no hubo Gorilas
gobernando en America Latina.
Que el embargo a una Isla pequeña del Caribe
por más de medio siglo,
no menguó nunca el valor y voluntad de un pueblo
o que en el Olimpo quemaron todas la naves
del clacisismo Griego y Romano
Imaginate que el teatro Kabuki y el Nố
fueron prohibidos y sus obras reducidas a cenizas
junto con el Coran, la Biblia y el Ramayana,
El Kamasutra no es lo que pensamos
sino un libro de recetas de cocina
Que ella y el nunca se conocieron en Octubre
Que aquellos que fueron, siguen siendo los mismos todavía
y la vida no es ésta, que se carga, sino una panacea.
Si la historia hubiese sido otra ¿se imaginan que cobarde,
aburrida e inecesaria hubiese sido la vida en el Planeta?.





LA NOCHE CUIDA TU SUEÑO



La noche parió un sueño
en medio de la habitación.
Ella está dormida y el velo de la penumbra
es como un agua tímida
sobre su cuerpo.
Un agua desnuda, limpia y desafiante.
La noche entonces,
(o el empuje de su esencia acaso),
quizás su vasta hondura
se convierta en esa orquídea
que guarda bajo sus párpados,
y pétalo a pétalo se sacralice,
se haga nido perpetuo
en sus tímidos pezones
para al final ovillarse
como una niña buena
en la tibia ramazón de mis poemas







EL SOLITARIO



¿Quien eres tú? -le pregunto-
una mujer del mundo nada más.

Canción, ADRIAN. José Luis Perales.


Era un ser solitario, sólo él, y la pena,
hasta que apareció, ¡tan sencilla y tan linda!
en una tarde hermosa donde sólo se brinda
por la luz, los jardines... y una flor, ¡aunque ajena!

La vio como se mira desde un alma serena.
Aquel miedo interior se opuso a que se rinda
a los cabellos de oro, a sus labios de guinda,
dulces como los besos. Plena de mieles, ¡plena!

Pero aquel solitario como la nieve ardiente
presentó su renuncia, a ser sólo presente
y se fue con la dama a cortar el diamante
de su vida tan triste, tan desnudo y vestido,
exaló aquel anhelo semejante a un gemido
al dar su primer beso a la dama y amante








ME VOY HACIA MÍ MISMO


Me muerdo el mismo yo, me voy hacia lo absurdo
Sin canones, sin sueños perdido como un niño
Sin ángeles extraños, sin nada de bendito
En este estercolero regado por el surco.

Me voy hacia mí mismo, por tanto no aseguro
Que la sombra no oculte la voz del asesino
Que llegando se marcha dejando ese infinito
Dolor en la conciencia a cada hora en punto.

Yo quiero deslindar mis grito en los pulmones
Aparrtar las espantosas las repetidas mantras
Que carga la conciencia. Voy solo programado
En el aliento puro de lo bello y el orden
Con que las palomas despliegan ya sus alas
Sabiendo lo que soy, un pobre diablo.

.  | index










 
poezii poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
poezii La casa de la literatura poezii
poezii
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!