agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Publicidad Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Poemas Personales Prosa Guión Ensayo Presa Artículo Comunidades Concurso Especial Técnica literaria

Poezii Românesti - Romanian Poetry

poezii


 

Textos del mismo autor




Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 4087 .



Corteza de Gethsemani
poemas [ ]

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [Manuel_Lozano ]

2005-11-04  |     |  Inscrito en la biblioteca por Nicole Pottier



Traías en el viaje la tristeza mortecina entre las hojas blancas,
el obstinado desprecio.
La memoria hurga por los altos exilios.
El gato busca espejos que devuelvan
la ignorante imagen de un gato por tumbas infantiles.
Allí está el breve pozo borrando los tiempos
del que no podrá salir de su lastimadura.
¿Hubiste de herir a quienes te aborrecen desde el origen,
de alzar la voz inmensa como estruendo de muchas aguas?
Un cántaro de alfarero, verdoso, al pie de la columna,
detiene una edad de ultraje y delirio.
Moran en mí los restos de sangre que he llorado
con la cabeza devorada entre las flores.
¿Dónde ha de estar el sueño dividido en este dédalo
para que el cuerpo salga?
¿Nunca el amor no confesado entre los hierros?
Son lápidas quebradas por el rayo,
nichos de la ardida fiesta, inmensos pabellones.
Atrás quedaron las zonas de plegaria
cuando los habitantes del claustro apartan la corona.
Era el águila.
Era la piel seccionada en medio del estruendo.
Era el resplandeciente.
¿Cómo perderme ahora sin un sosías, sin un escolta,
sin el minúsculo alabardero, protector de la noche?
No entenderán quienes gritan a sus víctimas
como si gritaran en un sueño aún más ancestral
que los perdiera.
Lenta fetidez cayendo por la boca, madurando eterna
su llaga y su ostracismo.
Antes de llegar a la sed fuiste bisonte.
Enseñoreado de la sabiduría de las piedras,
feroz era el sello de tu absolución, tu acatamiento
a las leyes de una flor celestial hecha de espinas,
de consagrado azote por los imposibles.
¿Y siempre encuentras la miel en la boca de este infierno?
¿Y llamas al taumaturgo y lo bendices en nombre del crucificado?
¿Y oyes el himno jubiloso hundido en tu garganta?
¿Y alcanzas el áncora de quemada devoción quitando los peligros?
Porque allí sólo hay dolor, madre de los desamparados.
En la parte del día que nadie ya pronuncia
cierran la herida (su vicisitud más evidente) con aguardada derrota.
El pelaje se hiela bajo el sol,
recela torpemente hasta el sueño que lo anonada.
¿Pero qué hombre sin nido vienes engendrando?
¿Recuerdas en la cima del mundo todo el viento,
el único que nos salva del peso de la historia y de seguir
siendo un poco más de impaciente polvo enmarañado?
Desde tu nacimiento
hubo un cielo parecido a un jardín.


.  |










 
poezii poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
poezii La casa de la literatura poezii
poezii
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!