agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Mission Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Artículo Comunidades Concurso Ensayo Multimedia Personales Poemas Presa Prosa _QUOTE Guión Especial

Poezii Romnesti - Romanian Poetry

poezii


 
Textos del mismo autor


Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 1705 .



Algo de simpatía por el diablo
prosa [ ]

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [Richard John Benet ]

2005-08-02  |     | 



El primer mensaje le llegó cuándo estaba tratando de escribir un cuento. La tarde había sido particularmente infructuosa, las ideas llegaban y se iban sin que él pudiera darles forma. Estaba en su casa de fin de semana haría unos tres días. Quería terminar aquel dichoso escrito para participar de un concurso que cerraba la próxima semana; por lo tanto decidió buscar calma y soledad en las playas del sur. Si hubiera podido elegir un momento peor jamás hubiera acertado, el clima hasta ese día había sido lluvioso y frío. Esa tarde, en la que no se le ocurría nada, la lluvia se había convertido en tormenta cerrada. Desde el ventanal podía ver el mar embravecido rompiendo en la escollera.
Al caer la noche solo los relámpagos iluminaban el oleaje que golpeaba la playa. Él seguía empecinado frente al monitor de su computadora.
-No me voy a ir a dormir en tanto no se me ocurra algo-Pensó.
Había estado dándole vueltas a unas ideas de posesión satánica. Es más, había revisado algunas páginas en internet sobre el tema. Lo único que había rescatado era una extraña especie de cruz invertida, en forma de tridente invertido y redondeado. Lo dejó de salvapantalla. Pero desechó las ideas.
Todo el escritorio estaba en penumbras, excepto el monitor y una lámpara que iluminaba el teclado. Contra lo que le indicaba su experiencia siguió tratando de forzar las ideas. En otras oportunidades cuándo había tenido un bloqueo, simplemente dejaba de escribir y dejaba su mente vagando entre algunos pensamientos dispersos. Luego, mágicamente, aparecía el desarrollo completo. Por lo general un buen comienzo, para atrapar la atención del lector. Luego el desarrollo, con una anécdota rica pero sintética; y por último un remate sorpresivo. Esa vuelta de tuerca que toda persona aprecia.
Algunas veces se le presentaba el final, y desde ahí trabaja el resto. Otras, la clave se la había traído un sueño. También muchas veces el concepto general se le había presentado por completo. Pero esa noche no. Cualquier cosa lo distraía. Las ráfagas de viento de la sudestada aullaban en las piedras. El retumbar de los truenos lejanos y el golpeteo de los ramalazos de agua contra los ventanales. Y la casa, que como toda casa solitaria, tiene sus propios ruidos. Su propia vida. Él estaba solo ahí. Es más, daba la sensación que aquel fin de semana estaba solo en aquel pueblito costero. Ya de por si en invierno se producía una merma importante de visitantes.
Estaba tecleando algunas palabras con desgano cuándo apareció el cartelito que decía:
"Ha recibido un nuevo mensaje en su correo electrónico"
Fue hasta el correo y lo abrió.
Decía; Asunto: ideas. De: Luzbel
"¿Qué te parece un tipo solo en una casa en la playa, con una terrible tormenta, tratando de escribir algo, pero absolutamente vacío de ideas?
¿Qué te parece el miedo y el desasosiego creciendo en él sin causa aparente? ¿Qué te parece que reciba un mail del mismísimo Demonio. y una llamada de allá. de dónde no te animas a preguntar?"
-¿Quién carajo se habría tomado el trabajo de gastarme una broma de aquella naturaleza?
Su celular comenzó a emitir el sonido de "Así hablaba Zaratrusta". Atendió.
-¡Hola!
-Hola. ¿Recibiste el mensaje?
-Si. ¡Boludo!... gracias por las ideas. Seas quién seas.
La voz del otro sonaba como si estuviera en un sitio abovedado. Era profunda y grave.
-Creo que sabes quién soy. Pero te haces el boludo. Ya te lo dije en el mail. ¿Y si te voy a visitar y cambiamos algunas ideas? Un poco de fama y dinero no le hacen mal a nadie.
-El primer mensaje le llegó cuándo estaba tratando de escribir un cuento. La tarde había sido particularmente infructuosa, las ideas llegaban y se iban sin que él pudiera darles forma. Estaba en su casa de fin de semana haría unos tres días. Quería terminar aquel dichoso escrito para participar de un concurso que cerraba la próxima semana; por lo tanto decidió buscar calma y soledad en las playas del sur. Si hubiera podido elegir un momento peor jamás hubiera acertado, el clima hasta ese día había sido lluvioso y frío. Esa tarde, en la que no se le ocurría nada, la lluvia se había convertido en tormenta cerrada. Desde el ventanal podía ver el mar embravecido rompiendo en la escollera.
Al caer la noche solo los relámpagos iluminaban el oleaje que golpeaba la playa. Él seguía empecinado frente al monitor de su computadora.
-No me voy a ir a dormir en tanto no se me ocurra algo-Pensó.
Había estado dándole vueltas a unas ideas de posesión satánica. Es más, había revisado algunas páginas en internet sobre el tema. Lo único que había rescatado era una extraña especie de cruz invertida, en forma de tridente invertido y redondeado. Lo dejó de salvapantalla. Pero desechó las ideas.
Todo el escritorio estaba en penumbras, excepto el monitor y una lámpara que iluminaba el teclado. Contra lo que le indicaba su experiencia siguió tratando de forzar las ideas. En otras oportunidades cuándo había tenido un bloqueo, simplemente dejaba de escribir y dejaba su mente vagando entre algunos pensamientos dispersos. Luego, mágicamente, aparecía el desarrollo completo. Por lo general un buen comienzo, para atrapar la atención del lector. Luego el desarrollo, con una anécdota rica pero sintética; y por último un remate sorpresivo. Esa vuelta de tuerca que toda persona aprecia.
Algunas veces se le presentaba el final, y desde ahí trabaja el resto. Otras, la clave se la había traído un sueño. También muchas veces el concepto general se le había presentado por completo. Pero esa noche no. Cualquier cosa lo distraía. Las ráfagas de viento de la sudestada aullaban en las piedras. El retumbar de los truenos lejanos y el golpeteo de los ramalazos de agua contra los ventanales. Y la casa, que como toda casa solitaria, tiene sus propios ruidos. Su propia vida. Él estaba solo ahí. Es más, daba la sensación que aquel fin de semana estaba solo en aquel pueblito costero. Ya de por si en invierno se producía una merma importante de visitantes.
Estaba tecleando algunas palabras con desgano cuándo apareció el cartelito que decía:
"Ha recibido un nuevo mensaje en su correo electrónico"
Fue hasta el correo y lo abrió.
Decía; Asunto: ideas. De: Luzbel
"¿Qué te parece un tipo solo en una casa en la playa, con una terrible tormenta, tratando de escribir algo, pero absolutamente vacío de ideas?
¿Qué te parece el miedo y el desasosiego creciendo en él sin causa aparente? ¿Qué te parece que reciba un mail del mismísimo Demonio. y una llamada de allá. de dónde no te animas a preguntar?"
-¿Quién carajo se habría tomado el trabajo de gastarme una broma de aquella naturaleza?
Su celular comenzó a emitir el sonido de "Así hablaba Zaratrusta". Atendió.
-¡Hola!
-Hola. ¿recibiste el mensaje?
-Si. ¡Boludo!... gracias por las ideas. seas quién seas.
La voz del otro sonaba como si estuviera en un sitio abovedado. Era profunda y grave.
-Creo que sabes quién soy. pero te haces el boludo. Ya te lo dije en el mail. ¿Y si te voy a visitar y cambiamos algunas ideas? Un poco de fama y dinero no le hacen mal a nadie.
-¡Mirá... pedazo de tarado... tu bromita ya estuvo bien! ¿Querés rescribir "El Fausto" conmigo?
Apretó la tecla roja y tiró el celular sobre el escritorio. Todas las maderas del chalet parecían estar acomodándose al mismo tiempo, y la tormenta que arreciaba. Le pareció escuchar unos pasos en el piso superior. Eran las ramas del pino agitándose contra el tejado.
La musiquita de nuevo. Miró el display de luz azulada. El identificador de llamada indicaba: 666. ¿Cómo lo habrá hecho?
-¿Qué querés?
-Que quería... yo quería ayudarte, por supuesto a cambio de algo-La voz pasó de la pena a la ira-Ahora es demasiado tarde… estoy justo atrás tuyo… estás muerto.









.  | index








 
shim La casa de la literatura shim
shim
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!