agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Publicidad Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Poemas Personales Prosa Guión Ensayo Presa Artículo Comunidades Concurso Especial Técnica literaria

Poezii Românesti - Romanian Poetry

poezii


 
Textos del mismo autor






Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 1331 .



Doradomanìa
prosa [ ]

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [bertold ]

2007-11-21  |     | 



Al terminar de leerle el cuento a mi pequeño hijo de cuatro años,vino sobre mì,un ligero descanso.La noche era calurosa
y respirè aliviado cuando el pequeño angelito,se durmiò feliz soñando con el soldadito de plomo;que daba volteretas
en la corriente impetuosa del arroyo.
Absorto contemplaba la luna llena por la ventana de la habitaciòn y mi sueño se escapaba de prisa,quedando mis pàrpados entornados con la mirada fija en el horizonte.
Entonces comprendì que necesitaba leer algo para dormirme tranquilo.Mis manos buscaron en el armario de roble,donde estaban apilados los libros de cuentos,mis viejos juguetes
y algunos objetos que pertenecieron a mi abuelo.
Me detuve un instante en una caja de sardinas con una bayeta
roja puesta encima,semejando una carpa.Era el juguete de mi
ninez,que siempre habìa preferido.Acostumbraba a rodarlo por
los arenales del patio,mientras gritaba a todo pulmòn que era una chalupa que navegaba por las aguas turbias de un rìo caudaloso.Luego me puse a hojear la novela Tono-Bungay
de H.g.Wells y con sorpresa hallè en su interior un folleto sucio y manchado por la humedad de muchos abriles.Era un
diminuto opùsculo mal impreso.La mala calidad del papel me
recordaba las viejas tarjetas de cumpleaños,impresas en la imprenta derruìda de mi abuelo.Sin embargo su contenido me estremeciò y lo que transcribo a continuaciòn,son las lineas
que mis ojos leyeron tratando de contener làgrimas inoportunas.
Doradomanìa

En una esquina estràtegica del mundo se encuentra ubicado el mejor vividero que conozco.Cuando era niño mi abuelo me
contaba historias heroicas de un rey llamado Carlos al que
mi abuelo llamaba El Triunfante.Mi abuelo decìa que era hijo
de Felipe El Hermoso y Juana La Loca.
En tiempos de este soberano comenzò la colonizaciòn del territorio llamado Doradomanìa.Ejèrcitos de castellanos con
temibles espadas toledanas y algunas veces lansquenetes del
Tirol,eran los peones que Carlos Triunfante movìa desde la distancia en el inmenso tablero de la polìtica mundial.
La gran multitud de tesoros de Doradomanìa aumentaron la codicia de los conquistadores.Hace tiempo olvidamos la època colonial y ya no jugamos tejo con discos de oro.
Ahora nos acosa una pesadilla que nos obliga a exhalar un
alegato alucinante y desesperado.En nuestro firmamento se
extiende oscura nebulosa que oscurece el sol exuberante,de
nuestros paisajes.Es un maldito polvo blanco buscado con el
mismo ìmpetu,conque los conquistadores ibèricos buscaron el polvo de oro del cacique dorado.Vale màs que el mismo oro
y lo utilizan para crear ensoñaciones vanas,en los corazones
vacìos.Y lo que es peor,los nativos honestos,que nunca cultivaron ni exportaron semejante abyecciòn;pagan el pato en los terminales del mundo,donde son señalados por culpa del famoso polvo.Si mi abuelo supiera esto,èl que con un tazòn de cafè espeso se inspiraba por las mañanas y siempre me enseñò que la inspiraciòn es algo puro,que brota del alma libremente sin la ayuda de ningùn vehiculo alucinante.
Y en sus ùltimos ataques de misticismo senil,emulaba al gran
Chaplin cuando interpretaba a Hynkel y se retorcìa en su
alegato a favor de la tolerancia.De esta forma refutaba los argumentos del sàtrapa enloquecido.Nuestra tierra,cuna del realismo màgico y puente de los que esperan una primera
oportunidad sobre la tierra,respira vida;de sus entrañas fluye el clamor de los acordeones y los tambores de la cumbia harida.Grandes multitudes de trabajadores honestos,
construyen la esperanza.Nuestros dorados sueños emergen y
saltan libres con la efervesencia de la canciòn del oro de
Rubèn Darìo.
Cuando terminè de leer coloquè el folleto sobre el armario
y me quedè dormido soñando con un mejor futuro para el paìs
de El Dorado.



.  |











 
shim La casa de la literatura shim
shim
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!