agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Mission Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Artículo Comunidades Concurso Ensayo Multimedia Personales Poemas Presa Prosa _QUOTE Guión Especial

Poezii Romnesti - Romanian Poetry

poezii


 
Textos del mismo autor


Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 2192 .



Sueños Eternos
prosa [ ]

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [Stallion ]

2006-04-11  |     | 






Una mirada inquieta, la luz era tentadora, una habitación pequeña pero a la vez confortable, la hora nunca importo, sus ojos se abrieron súbitamente y nada más; alrededor los mismos objetos inanimados de siempre que circundaban la estancia y escrutaban ansiosamente su ser. Una movida de reina y la cama quedaba atrás, el espejo se antojaba de ver la misma imagen de siempre y reflejarla con todos los retoques propios de la convivencia. Habían pasado tan solo once años desde que llego a esa vieja quinta ,inconfundible por ese olor profundo, ese aroma a cenizas. Su llegada no fue nada casual, todo pareció prefigurado de antemano por los azarosos efluvios del destino; su padre murió de una forma misteriosa cuando ella era apenas una niña y su madre al no poder soportar el golpe se ahogo en su cobardía abandonándolo todo, relegando así su vida y abrazando fuertemente al vicio.
Luego su vida se torno en un ir y venir entre orfanatos y demás instituciones caritativas; y se convirtió en una simple inquilina muchas veces del desdén, otras del orden. Hasta que la noticia de una herencia cambio torrencialmente su errático rumbo, una tía abuela lejana le había dejado una pequeña casa ubicada en una quinta al sudoeste de la ciudad; ella para poder subsistir dio en arriendo la casa y se quedo en el pequeño cuarto de la azotea, la vida allí se había vuelto tan monótona al punto de no saber a ciencia cierta quien era el huésped.
Vio sus ojos azules reflejados al espejo, ese mar inmenso e inconmensurable de ilusiones y de viajes tardíos, tan solo memorables en su propia mente; era el color y no la forma el cual reflejaba todas las esperanzas que alguna vez trazo, ese tiempo lejano e indisoluble con el cual ella siempre soñó.
Dos sutiles líneas se dibujaban en su rostro, eran solo las huellas del tiempo que avanza apresurado a nuestro lado y que en este caso no habían hecho nada mas que afianzar su personalidad; las mañanas no siempre son las mismas, ¿acaso las sombras son iguales al espíritu?
En el curioso día de un verano mas, ella lo conoció, nunca supimos su nombre, pero intuimos que ella lo espero. Toda su vida y todas sus expectativas cambiaron con este foráneo, agente extranjero de su pasión. La perspectiva hacia nosotros se torno tierna y dulce; la resolución de cómo llevar una vida digna se implanto, hecho raíces y finalmente dio frutos; la muerte y el pasado eran ya solo vanos espejismos; el espejo reflejaba ahora un rostro diáfano y rubicundo.
A los pocos días decidió habitar la casa, dejar la azotea para ocupar el sitio que merecía. El y ella se instalaron en las habitaciones de la ahora nueva estancia, el espejo se encontraba ubicado en una esquina reflejando la amplitud diagonal del nuevo recinto; las cenizas olían ya a incienso.
Todas las mañanas ambos se miraban al espejo y reían, a veces fingían actuar frente a el adoptando nuevas personalidades, jugaban a ser hermanos, padre e hija, madre e hijo; compartían este aspecto lúdico de una manera muy casual.
El tiempo fue pasando y ellos decidieron prolongar su juego instaurando nuevos personajes, a veces se escenificaba un encuentro romántico, donde una pareja que había estado separada mucho tiempo se reencontraba y daba rienda suelta al gozo del amor; otras veces se simulaba a un verdugo y a su víctima suplicando clemencia, el verdugo derramaba una lagrima conmovido pero no había nada que hacer, el solo cumplía ordenes y cercenaba implacable, pese a que se gestaban otros sentimientos en su corazón.
Una tarde se percataron de que todas las combinaciones de roles posibles ya se habían dado entre ellos; habían sido amantes, asesinos, niños, ladrones, santos, ingenuos; así que solo cabia una posibilidad mas, ser ahora ellos mismos, se recostaron tranquilamente y con esta esperanza promisoria durmieron plácidamente esperando la mañana. Ella al despertar muy temprano noto que el ya no estaba, lo busco desesperadamente pero no pudo encontrarlo, el espejo estaba roto.


.  | index








 
shim La casa de la literatura shim
shim
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!