agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Mission Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Artículo Comunidades Concurso Ensayo Multimedia Personales Poemas Presa Prosa _QUOTE Guión Especial

Poezii Romnesti - Romanian Poetry

poezii


 
Textos del mismo autor


Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 1924 .



Identidad Oculta
prosa [ ]

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [Stallion ]

2006-07-03  |     | 





Su nombre ya no tiene la menor importancia, bien podría haber sido Vanesa, Vivíana, Francisca, Susana o Tatiana; pero algunos la recuerdan como Susana; los sucesos se remontan a hace poco mas de un lustro; las versiones son disímiles, hay detractores, seguidores y también devotos acérrimos de esta, según ellos, tan “venerada santa”; otros piensan que fue una simple muchacha con los típicos sueños de convertirse en actriz. Corría el año de 1999 y la muchacha en mención, de mirada grácil, rostro regional y una cabellera ondulante, decía ser por obra y gracia de una fuerza o ente superior,” elegida de elegidas”, algo que podríamos resumirlo como predestinada a formar un nuevo credo religioso, de esos que tanto abundan en las ciudades donde la fé escasea; algo así como una portentosa pastora, para un espléndido rebaño.
Sabemos que ya, a los 14 años fue considerada como una ministra mesiánica, por un gran pastor brasilero que hacia una breve escala en su ciudad, también fue locura de varios programas radiales de corte espiritual y consejero, pero lo que sucedió el 10 de marzo del mencionado año dejará opiniones que complacerán a los más exigentes en la materia.
Existe una casona gris, mustia, melancólica algo antigua y corroída por el tiempo y la erosión de la edad, pero que demuestra aún lo portentosa que pudo ser en otras épocas, ubicada en las afueras del puerto colindante con el acantilado donde ella solía acudir a lo que llamaba “sus encuentros con Dios”; ella se situaba en la parte más alta donde había un amplio balcón desde el cual se podía escuchar el endemoniado crepitar del mar, se reunía 3 veces por semana, aparentemente sola a orar y encontrarse con su guía; la gente que es rápida, murmuraba, algunos al verla pasar decían a voz en cuello: ¡Ahí va la Balconera!, el resto eran solo murmullos que se perdían en la ciudad.

Episodio 1: El Padre argumenta ante la prensa en pleno entierro.

Mi hija es una santa, es una hija de Dios, incapaz de cualquier cosa.
¿Que como? , ¿Qué si es madre?. Acaso ustedes no saben que Jesús nació de María inmaculada y pura. ¿Qué no crea en esas fábulas? Lo mejor es aclarar que ella tiene un gran marido complaciente y que por obra y gracia, también se llama Jesús, y yo veo algo divino en esto; y no me molesten groseros con sus impertinencias. ¿Qué yo soy el culpable? , ¿Qué yo la influencié desde niña con todo ese rollo de la seudo religión y cosas por el estilo?
No hablen así, este hogar se volvió cristiano el 27 de junio de 1978, precisamente el día que llegó al mundo mi inmaculada hija. ¿Qué, que es lo que sucedió? Válgame a saber, simplemente fue Dios el que se la llevó, ella ya había cumplido su misión. ¿Qué, que misión?. Ella fue la joven guía de muchos adolescentes que se sienten perdidos en estos tiempos de engaños. ¿Qué se suicidó? ¡Maldita blasfemia la que profesan, los maldigo herejes en el nombre de Cristo! Mi hija la santa ahora se encuentra junto a Dios, donde debe estar. ¿Qué, que me dice, que no era mi hija? Acaso parezco un simple bovino, no permitiré que malhechores como ustedes horaden la memoria de una santa, de una legionaria religiosa, ¡Atrás hijos de Satanás!

Mientras el padre se retiraba irascible; al otro lado de la calle miles de niños veían como los restos de la otrora mortal eran enterrados en el simple foso que los contendrían; los niños llevaban fotos enormes y un recordatorio con su nombre, cantando algunos al unísono como querubines y repitiendo “Te Amamos”

Episodio 2: Un vecino de barrio que habita a dos casas de la difunta es entrevistado por un canal local.

Este, este, bueno primeramente ante todo soy Miguel Miranda, y si la conocí desde hace años; yo jugaba a las bolas en la esquina y recuerdo una tarde en la que bueno, ella apareció, traía una muñeca a la cual le faltaba una pierna; este, este, bueno me dijo si quería jugar con su muñeca. ¿Esto se transmitirá? , este ¿Cómo me veo?. Bueno me enamoré perdidamente de esa niña precoz; recuerdo que a los 12 ya salía, Ud. Sabe, con esos zambos que vivían allá en las afueras, sí, y que jeteaban como lapas hambrientas y yo mirando como un pobre perro flaco asustado, con la mano en mi bolsillo roto, Ud sabe, ya a los 14 la manoseaban bastante, había un chato no`ma, de esos que parecen malogrados a primera vista, de esos por lo que uno no da un quinto, pero ¡Que rico gallo aquel! Como la calentaba a la gila, la arrinconaba ahí no`ma patitas al hombro de pared a pared y yo solo miraba, trabajaba y soñaba. Ah después –esta bien- después se encerró en su casa, no salía ni para tomar aire; y un día yo me encontraba cateando en mi techo, así, mirando mis botellas y de pronto la veo, mas inflada que llanta de camión ¡Por mi Madre! a punto de reventar, y cuando reventó el globo, lo volví a ver al chato ese y supe que se llamaba Jesús y ¡puta! de ahí en adelante todo cambió, parece que se inventaron el programa, pero fallado por mi madre, por que a veces venía y me hablaba de eso pue de 1+1 dos, diez +dos doce, 12*12=144, por un millón, bueno, no sé nunca fui bueno en matemáticas, pero la idea era eso pue de reunir almas para la salvación ya que el anticristo estaba cerca; me decía: “Miguelito tú eres uno de mis doce” y yo feliz y por mi madre, que se me hacía agua la boca, luego nos llevaba a mí y a los otros 11, que a veces eran 8 ante una pizarra y dibujaba fórmulas intrincadas para mi cabeza. - Ud. Sabe yo soy vigilante y este es el mejor distrito de la ciudad- eran una suerte de ecuaciones algebraicas según ella para ganar más almas, a veces nos decía que todo esto era para servir al buen Dios y luego hablaba de eso pue; de comprar camiones y grifos, yo no le hacía mucho caso, solo le miraba ese culito rico, que nunca fue mío, nunca, pero ¿Me veo bien?. Pero bueno a las otras noches la misma vaina, nuevos giles apretándola; yo tengo un primo; José, que trabaja allá en el hostal de la vuelta y el pendejo dice que la veía entrar de vez en cuando y el sapazo tenía su huequito ahí no`ma en los ojos de un cuadro. Ud. Sabe como en las películas; y dice mi primo que miraba unos polvos de película; y un día ella entró con un negro altazo llamado Júpiter y previa calentada de pistón, la subió al ruedo de la muerte y mientras le aplicaba la inmensidad de su amor, se caminó toda la habitación; imagínense al negro pendejazo caminando por todo el cuarto y fumándose un puro y así de 20 minutos a más; ¿Me veo bien?. Soy Miguel Miranda, pa`servirte hermano.

Episodio 3: Un vecino de barrio, habla en una emisora radial.

Yo me llamo Jaime Espinosa, la conocí muy bien, fue mi gran amiga y confidente, yo soy un humilde trabajador, confecciono ropa interior y ella por cierto me pedía bastante lencería diminuta, decía para regalara a las madres desamparadas; pero no hablemos de la muerta, no profanemos su memoria, que le parece mejor hablar de mi próxima candidatura.

Episodio 4: Un notable escritor y psiquiatra opina ante la prensa escrita.

Bueno, yo conocí a la difunta apenas un año antes de su triste deceso; como doctor puedo afirmar que la fallecida de la que tanta controversia a surgido, sufría de una sicopatología evidente, podría atreverme a decirle que se trataba de un desorden de la personalidad histriónica con accesos maniaco depresivos de índole esquizoide; ustedes entenderán que ella provenía de un hogar caótico, que la propia ruina lo llevó a formar una alianza con la religión; en sí era el caos estructurizado; miren, una barra de metal con alto contenido de carbono y cromo no podría detener ni evitar la destrucción de un coloso nupcial que se viene abajo, solo podría retrasar momentáneamente la caída, y eso fue lo que pasó, lamentablemente fue mas penoso para los hijos y para mí si quieren mi opinión, fue un claro suicidio. Bueno mi nombre es Julio Amateur Beltrán canales y mi último libro se titula: “ El Último Hombre... ¿Soy Yo? ¿Realidad o Ficción? “ Gracias.



Episodio 5: Un connotado músico local conversa con una revista

De hecho que la conocí año y medio antes de la tragedia, ella también hacia música, pero cristiana, también me dijo que había grabado un par de cd`s, que por cierto jamás escuché; lo que sí puedo afirmar es que era una mujer demasiado rara, a veces se quedaba muda mirando rápidamente hacia los lados, como una zorra cuidando su madriguera, mientras chasqueaba con la lengua y el paladar extrayendo de su boca un sonido hueco y repetitivo; para mí era una clara manía; luego componía canciones sosas y carentes de toda forma y ritmo y las cantaba de manera frenética, pero a la vez siempre reprimida, se negaba a soltar esa textura propia del arte; pero en sí era una buena persona y me apena lo sucedido, pero que puedo decir “ La calle da, la calle quita ”

Episodio 6: Un personaje desconocido que no quiere identificarse habla con un reportero, se presume pescador.

¡Criatura celestial! Por momentos sí que lo era; la conocí en la vieja casona frente al mar, donde solía dejar mis atavíos de pesca, era una tarde casual y ella apareció presta a la mirada con un toque destellante; charlamos sobre la vida y el mar, su voz era cautivadora; sorprendiendo a mi prestancia, me habló de una filosofía algo anticuada en estas épocas de ateismo y guerra; yo le respondí humildemente como hombre de mar; mi visión es simple, las cosas primero tengo que olerlas, luego probarlas para después disfrutarlas, Dios nos ha dado los manjares para devorarlos, en ese momento sus ojos cambiaron, pude ver como un hambre interno se apoderaba lentamente de todo su cuerpo libinidoso y de pronto me succionó lentamente como una experta en la materia y en el arte oral, esto se prolongo por muchos meses, el balcón era nuestro nido de amor, no les puedo decir más, parece que la doble moral que corroe la mente de algunos improvisados la llevó a acabar con su tan corta pero trajinada vida, saltando del balcón que tanto amor le dio; lamento la muerte de esa ¡Buena Potranca!

A modo de colofón, reza el dicho: “ No por mucho madrugar se amanece más temprano”


.  | index








 
shim La casa de la literatura shim
shim
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!