agonia
espanol

v3
 

Agonia.Net | Reglas | Publicidad Contacto | Regístrate
poezii poezii poezii poezii poezii
poezii
armana Poezii, Poezie deutsch Poezii, Poezie english Poezii, Poezie espanol Poezii, Poezie francais Poezii, Poezie italiano Poezii, Poezie japanese Poezii, Poezie portugues Poezii, Poezie romana Poezii, Poezie russkaia Poezii, Poezie

Poemas Personales Prosa Guión Ensayo Presa Artículo Comunidades Concurso Especial Técnica literaria

Poezii Românesti - Romanian Poetry

poezii


 
Textos del mismo autor






Traducciones de este texto
0

 Los comentarios de los miembros


print e-mail
Visualizaciones: 2664 .



Rostros de un planeta moribundo
prosa [ ]

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
por [Richard John Benet ]

2007-02-11  |     | 



Aldith estaba parado frente al gran ventanal. Miraba sin observar, los pétreos rostros de la ciudad, que se amalgamaban con las áridas montañas. En las torres de vigilancia los combatientes se aprestaban para el embate final. Más allá, los edificios que habían sido evacuados de civiles. En las entrañas, dónde había cientos de laboratorios secretos, se apiñaban los humanos tratando de sobrevivir al inevitable destino.
Él sabía que era cuestión de tiempo. El enemigo tenía fuerzas muy superiores y mejor armamento. Ya habían aniquilado el primer círculo defensivo y estaban hostigando las dispersas fuerzas de milicianos.
-¿Qué carajos quieren?-pensó con su furia casi bajo control.
Aquel planeta, que iluminaba un sol débil y tan moribundo como el, no podía brindar ninguna comodidad al invasor. El agua se racionaba, los alimentos era escasos y ya casi no quedaban medios para generar energía. No tenían metales preciosos ni eran un punto estratégico de importancia dentro de la Confederación. En definitiva, eran un peñasco polvoriento girando en el cosmos y esperando su muerte.
Pero no siempre había sido así.
Aldith no aparentaba la edad que tenía. Parecía un gladiador de unos cincuenta años, cuándo en realidad ya había pasado los setenta. Eso hacía que recordara a la perfección los primeros tiempos de la colonización.
Ellos habían llegado y con mucho esfuerzo lograron convertir un planeta hostil a la vida en un vergel impensado. Extrajeron agua y gases del suelo. Con sus máquinas y creatividad crearon una atmósfera que fuera apta para la existencia.
Los primeros brotes verdes asomaron tímidamente en su superficie hacía ya cerca de cincuenta años. Más allá de las moles de edificios de la ciudad montañosa, en los valles el hombre había esparcido semillas de vida. Esas plantas habían recuperado el oxígeno y colaborado para el equilibrio ecológico en crisis.
Luego levantaron sus ciudades amuralladas. Enterradas en las laderas y las entrañas de aquellas fabulosas montañas. Con sus armas apuntando al cielo amarillento.
Aldith se había preguntado, cuándo joven, de quiénes habrían de protegerse. A quiénes habría de interesar un planeta que giraba alrededor de un sol azulado, mal presagio de tiempos por venir. Probablemente a algunos, que como ellos, necesitaran tomar posesión de algo para demostrar su poderío. La Confederación sabía de antemano que aquel sol, y por ende aquel planeta, no tenían mucho tiempo de existencia. Pero sin embargo, lo habían colonizado aún a costa de movilizar su gente al confín de la galaxia.
El estallido lo sacó de sus pensamientos. Una de las dos torres había sido alcanzada por un impacto justo en el centro de la estructura. Lejos de abandonarla, los soldados descargaban sus armas hacia el cielo. El fuego y el humo se alzaban mezclándose con las nubes azul cobalto. La tormenta de arena azuzaba las llamas, que ya habían tomado más de la mitad de la torre, que se ladeaba lentamente hacia el Norte. Parecía un enorme festejo de Año Nuevo. Más explosiones contra el edificio, más fuego. Cientos de rayos verdosos que buscaban, con escaso éxito, sus blancos volantes. Fogonazos en el cielo.
La ciudad entera se ilumino. Cientos de candelas dispersas en su superficie.
Las naves enemigas, como abejorros enfurecidos, lanzaban su carga de muerte y destrucción indiscriminadamente.
-Habla el Comandante Aldith, a todas las brigadas móviles ¡Prepárense para defensa!
En algunos minutos el combate sería cuerpo a cuerpo. Edificio por edificio. Sección por sección. Una batalla insensata y feroz, sin ningún botín apreciable.
La torre terminó de caer con gran estrépito, y la segunda ya había recibido los primeros disparos. El polvo y el humo cubrieron una superficie enorme y se alzó en tenebrosa columna. Solo quedaban a la vista sus esqueletos desnudos.
Muchos de aquellos mudos rostros comenzaron a derrumbarse junto con las laderas de las montañas, arrastrando con estrépito ensordecedor piedras, tierra, metal, vidrios y combatientes.
No podían utilizar los robots de rescate. Ni tampoco los de combate. Las reservas de energía estaban en un nivel crítico. Solo le quedaban las fuerzas de choque, en una proporción de cinco a uno.
Observó con detenimiento el plano holográfico de la ciudad. En el sector Norte algo no andaba del todo bien.
-Capitán Alhdharhen, ¿Observo el movimiento de tropas en el Cuadrante Norte? Parece que preparan una incursión cerca de los tubos de ventilación.
-Comandante… han inutilizado las turbinas de extracción y ventilación. Tienen a los civiles de rehén.
Aldith miró nuevamente las posiciones del enemigo. Disponían de un aparato similar a una oruga, que estaba descendiendo por los tubos de ventilación. Tenía dos problemas. El primero: ninguna tropa podía moverse con la suficiente celeridad para disponer una defensa. El segundo: que si realmente pudiera hacerlo, ya no disponía de tropas de reserva.
-Capitán ¿Cuánto tiempo de oxígeno tienen los civiles? ¿Cuánto tiempo para que el enemigo llegue hasta ellos?
-Comandante, tienen reservas de oxígeno para cuatro horas… y el enemigo, según nuestros cálculos, tardará menos de una hora en llegar al objetivo.
Él sabía que la guerra (no ya la batalla) estaba perdida. Pero su espíritu de viejo combatiente se negaba a la derrota. No por lo menos sin presentar pelea.
En algún recóndito de su mente sabía que tenía una solución para ganar tiempo. Era una idea, no del todo clara, que fluía y se iba.
Por los respiraderos avanzaban la oruga seguida por una cantidad de enemigos incontables. Probablemente un par de legiones. Una vez capturados los civiles exhaustos, ellos ya no tenían un motivo para seguir la lucha.
Sin dar crédito a sus ojos volvió a mirar el mapa una vez más. La solución estaba frente a sus ojos. Siempre lo había estado, pero el no la había visto.
-Capitán, según lo que veo los tubos de ventilación entroncan con los de energía térmica. ¿En algún sitio se comunican?
-Si señor… durante el invierno hacemos llegar la calefacción a través de los tubos de ventilación…
-¿Tenemos suficiente energía y vapor como para asar dos legiones? ¡Diga que si Capitán!
-¡Pero señor! ¡Podemos causar bajas civiles! La descarga de energía térmica forzosamente llegará a los refugios.
-Veamos las opciones. Según mi criterio solo hay dos. No hacemos nada y entonces perdemos todos los civiles y los refugios. O lanzamos un ataque devastador, aniquilando una buena parte de las fuerzas enemigas… con una cantidad aceptable de bajas propias. La mitad de algo, es mejor que todo de nada. Capitán Alhdharhen abra las toberas y mande al infierno a esos sucios bicharracos ¡Ahora!
Desde dónde estaba Aldith pudo ver un enorme chorro blanquecino que asomaba por el lado Norte de la ciudad. Una columna de vapor, como si fuera un geiser gigantesco.
Miró el mapa. Dónde antes hubo actividad ahora se veía una serie de manchones dispersos y ninguna señal de la oruga. Además vio algunos refugios arrasados. Tal vez tuviera razón, y debería conformarse con la mitad de los civiles sanos y salvos.
No sintió ningún pesar ni remordimiento. Estaba acostumbrado a pensar en términos castrenses. Su ideología la marcaba la teoría del camino crítico. La forma más rápida de obtener un resultado, sin importar los medios. El creía firmemente en que el fin justificaba los medios, y en que (llegado el momento) había que agotarlos todos.
Su defensa era insensata, tanto como el ataque del enemigo. Pero ¿Qué guerra era sensata?
-¿Por qué no nos habían sitiado? ¿Cuál era el apuro por tomar el objetivo?-pensó Aldith, sin comprender. Tomó su arma de mano y revisó la carga. No tenía mucho, pero le alcanzaría para llevarse algunos con él.
Una bandada de aves atravesó el cielo sobre la ciudad en armas. La vida trataba de abrirse camino a través de la muerte De las nubes, más negras aún, comenzaron a caer unas gotas aceitosas y oscuras.
-Lluvia ácida… esto va a avivar los fuegos
Como tiras de serpentinas llameantes el fuego seguía un camino inverso. Al tocar una fogata, se encendía y ascendía.
Volvió hasta el ventanal y pudo ver a sus hombres retrocediendo en forma desordenada. No se le puede pedir a nadie que se ordenado cuándo está por morir. Y ellos estaban cayendo uno tras otro indefectiblemente. Algunos lograban reagruparse y lanzar asaltos desesperados, pero eran superados por el poder de fuego y la cantidad de tropas adversarias.
El espectáculo era sobrecogedor. La oscuridad que causaba el polvo y el humo, era atravesado por rayos fluorescentes anaranjados, verdosos o azulados. Las llamas de los incendios reverberaban en las armaduras del enemigo, y nubes de un líquido purpúreo flotaban en el viento. Al ruido de las explosiones, le seguía el grito de guerra enardecido de los defensores, los quejidos de los moribundos y el zumbido de las naves de ataque.
Haciendo una rápida evaluación él sabia que aquel planeta no serviría para ningún ganador. Las radiaciones que producían las armas tomarían decenios en desaparecer. El polvo y el humo de las combustiones envenenarían la atmósfera, y llevarían la mortandad hasta los reservorios de agua potable. Se habían agotado todas las reservas energéticas, incluida la térmica en el último ataque desesperado.
La única explicación con cierta lógica de aquel ataque, es que el enemigo estaba realizando algún tipo de limpieza étnica, acabando en forma sistemática con todos los humanos que pudieran ser fuerzas de combate para la Confederación.
De todas maneras, para Aldith, este plan (si realmente existía) era producto de una raza inferior, y ciertamente brutal. Basaban todo su poderío en la capacidad de arrasar sin ningún tipo de táctica y estrategia. La idea era lanzar oleadas de ataque sucesivas, despreciando las bajas propias, y utilizando la mayor cantidad posible de armamentos de destrucción masiva.
Las fuerzas de asalto ya estaban en el Edificio del Comando General. A través de de las pantallas holográficas podía ver su irresistible ascenso. Ya estaban a las puertas de su oficina. La puerta ardió como si fuera de papel
Se resguardó contra unas mamparas puestas a ese efecto, cuándo la soldadesca irrumpió dentro de su oficina.
-Comandante… ¡No haga estupideces! ¡Tienen órdenes de capturarlo con vida! ¡Entréguese!-la voz hablaba en su propio idioma.
-¿Quién es el traidor que habla?-gritó.
-Usted no me conoce señor. Mi nombre es Aldharnh, y era combatiente de la Tropa de Élite Sur…
Por toda respuesta Aldith descargo su arma contra dos seres en armaduras monstruosas. Parecían escarabajos gigantes. Al caer, por un tubo al costado de sus extremidades, comenzó a derramarse un líquido espeso y negro.
-Señor… no se resista. Ellos no le van a hacer daño…
La nueva ráfaga destruyo dos escarabajos más. Pero fue lo último que pudo hacer. Uno de aquellos tubos, que parecían mangueras telescópicas, lo golpeo en la cabeza. Otro golpe en la mano armada, y un par de garfios que lo sujetan.
-Comandante… ya está. Ya estamos derrotados. No prolongue la agonía, es inútil-
-Escúcheme soldado, yo soy un combatiente y he jurado morir defendiendo esos civiles que ahora están inermes. No voy a ser un traidor de mierda como usted.
-Comandante Aldith, sea realista señor. Si nos rendimos por lo menos salvamos el pellejo y tenemos…
-El resto de nuestras miserables vidas para vivir como esclavos ¡No! Prefiero morir como soldado. Y que mis soldados también mueran orgullosos a vivir humillados.
Uno de los escarabajos, más alto que el resto, se acerco y se plantó delante de él. Se quito la escafandra, y acercó su rostro gelatinoso al de Aldith. Luego se dio vuelta, y murmuró algo en dirección de Aldharnh.
-Quiere saber si usted es el Jefe Supremo de las Fuerzas…
-Si, por supuesto ¿Qué mierda quiere?
-Que de la orden de rendición. Más tarde o más temprano, ellos ganaron… señor…
-¡No me diga señor! ¡Pedazo de mierda! Pregúntele que carajos quieren de este planeta desahuciado…
Aldharnh efectuó la pregunta. Los ojillos rojizos y malvados lo escudriñaron.
-Señor… disculpe… no sabe.
-¿Por qué atacaron? ¿Por qué no nos sitiaron? ¿Por qué el apuro?
Esta vez el tipo lo miró más detenidamente. Y se acercó aún más.
-¿Y?
-Señor… tampoco lo sabe-dijo Aldharnh.
-¿Cómo que no sabe?
-Solo me dijo… cumplimos órdenes…




.  | index











 
shim La casa de la literatura shim
shim
poezii  Busca  Agonia.Net  

La reproducción de cualquier texto que pertenece al portal sin nuestro permiso està estrictamente prohibida.
Copyright 1999-2003. Agonia.Net

E-mail | Política de publicación et confidencialidad

Top Site-uri Cultura - Join the Cultural Topsites!